fbpx

¿Cómo poner límites en casa y hacer que se cumplan?

Te comparto las claves para poner límites en tu casa y aprender cómo es posible encontrar el equilibrio entre la firmeza y la amabilidad.

Saber cómo poner límites a nuestros hijos es realmente algo que se debe practicar en el día a día. Imagino que a la mayoría de vosotros os pasará como a mí. En muchos momentos, os encontráis permitiendo cosas a vuestros hijos que nunca creíais que permitiríais antes de ser padres.

Cuando esto ocurre, vuestros hijos y vosotros sentís que hay mucho caos, que el orden ha desaparecido. Os convertís en padres demasiado permisivos. Todos los adultos en ese momento necesitamos recuperar el control.

Es posible que algunas situaciones nos sobrepasen. Nos encontramos sin herramientas, nerviosos, perdemos el control y es ahí cuando solemos gritar, amenazar, increpar y es justo en ese momento en el cual nos pasamos al otro bando, al bando del autoritarismo. Aquí, entra en juego la famosa frase “se hace porque yo lo mando y punto“.

Al pasar algunas horas, dependiendo de cada uno, probablemente sientas culpa, miedo e inseguridad. Culpa por no saber hacerlo mejor o por perder el control y miedo a perder la autoridad o a que se transformen en niños “desnortados”.

Frente a esas sensaciones, volvemos a ser permisivos. “Lo que quieras, cariño”,  “como tú veas”,  “me gustaría de esta otra forma, pero no importa”.  De este modo, se convierte todo en una rueda que siempre gira de la misma forma y que a todos los padres nos produce insatisfacción.¿Cuál es el camino para poner límites? Necesitamos una fórmula para aprender a poner límites en nuestra casa, una fórmula que sea sencilla, práctica, real y que nos permita encontrar un punto medio, para evitarnos ir de un extremo al otro, dejar de estar entre “ser padres permisivos” o “ser padres autoritarios”.

Cómo poner límites firmes, que se mantengan en el tiempo y que a la vez puedan ser conversados, revisados y entendidos por todos en casa. Cómo lograr que nuestros hijos respeten lo que les decimos, aprendan y cumplan con esos límites

La disciplina positiva tiene esa fórmula: le llamamos la firmeza amable.

Conoce mi taller sobre LIMITES Y NORMAS donde aprenderemos juntos qué son los límites y ¿CÓMO FIJAR LÍMITES DE FORMA RESPETUOSA? para poder satisfacer y respetar las necesidades de todos los miembros de la familia.

La firmeza amable es precisamente un equilibrio entre tus límites y los míos. Es el respeto a tí, el respeto a mí y el respeto a nuestro contexto. El respeto a tus necesidades y a las mías, la consideración de tus deseos y de los míos. La firmeza amable recuerda que se pueden poner límites sin amenazas, sin gritos, sin humillaciones, recordándolos con respeto, paciencia, escucha y conexión.

Lo realmente complicado no es saber cuáles son los límites que tenemos que fijar en nuestra casa. Lo realmente complicado es cómo transmitirlos, cómo comunicarlos. Lo que cuesta más es encontrar las palabras en ese momento en el que tu hijo no cumple o falta el respeto a los límites del hogar, ahí es cuando empiezan nuestras verdaderas dificultades. El verdadero problema no es que ellos no respeten los límites o los “desobedezcan”, el verdadero problema es que no somos capaces de mantener la calma cuando esto ocurre.

Te invito a que pruebes algo diferente, podemos seguir repitiendo patrones que no les sientan bien a los niños y que a nosotros tampoco, porque nos generan culpa, insatisfacción y, de este modo, dejar el futuro al azar. O podemos abandonar la idea de que “es lo que hay”, “es muy complicado”,  “los niños de ahora son difíciles”, “sólo nos queda aguantar” .

Ese no es el camino

Tienes que moverte ahora, el presente es tu oportunidad, es vuestra oportunidad. La infancia es la ´época preparatoria para toda la vida. Todo lo que vayan a necesitar en su edad adulta se desarrolla en los primeros años de vida.  Así que tienes que hacer algo si quieres cambiar .

Vamos a empezar hoy mismo. Podemos transformar el futuro usando esta herramienta que te propongo. ¿Por dónde empiezo?

  1. Es importante que te atiendas a ti, que te escuches, te cuides y que seas capaz de mirar hacia dentro.
    ¿Estás muy nervioso?, ¿demasiado ocupada?, ¿te presionas mucho?, ¿Conectas con tus hijos plenamente o ellos siempre sienten que estás ausente?, ¿te tomas tiempo para escucharles y mirarles a los ojos?, ¿tienes algún momento para ti, para mirarte, escucharte y atenderte?
  2. No te olvides que en tus manos está la clave de todo.
    Es necesario, girar el foco siempre que haga falta. Después de una conducta de un niño lo que hagas tú va a condicionar lo que ocurra inmediatamente a continuación.
    Por ejemplo: Si tu hijo te da un empujón y reaccionas con un “hala, si quieres un abrazo, pídemelo granujilla, pídemelo con la boca despacito”, el niño seguramente entrará en la broma, te dará una cosquilla, un abrazo o te mirará con ternura.
    Por el contrario, si el niño te da un empujón y reaccionas con un “estás tonto, vaya empujón”.  El niño percibirá amenaza, desconexión, y sólo le quedarán dos cosas: o dar un paso atrás y agachar la cabeza o reaccionar y todo se irá complicando.
  3. Pensad los límites de tu casa, pocos, breves y claros.
    Casi todos los padres del planeta saben poner límites, conocen lo que es importante para su familia, cuáles son sus valores, prioridades y normas. Lo que todos debemos aprender es que los límites tienen que ser pocos, deben explicarse con ejemplos y repetirlos para asegurarnos que realmente han sido comprendidos.
  4. Acompaña a tus hijos mientras aprenden los límites de la casa
    Como lo he dicho desde un principio, es todo un entrenamiento para nosotros como padres y para los niños. El aprendizaje es un proceso y tenemos que permitirles que entrenen, fallen, aprendan y vuelvan a intentarlo.

Disciplina Positiva Cuando en Disciplina Positiva hablamos de que el error es una oportunidad de aprendizaje, no nos referimos a que tengamos que ser permisivos y a que da igual lo que ocurra, nos referimos a que en todo aprendizaje existe un margen amplio de error porque mientras se aprende se falla.

En conclusión, no podemos perder de vista que somos “entrenadores de vida” para nuestros niños y como entrenadores debemos acompañar a nuestros hijos en todo el proceso, con sus aciertos y sus errores y así poco a poco ir formando un equipo más cohesionado y unido. Webinar gratuito sobre límites y normas  Recuerda, el próximo 3 de noviembre a las 21 horas, nos vemos en el WEBINAR GRATUITO EN DIRECTO sobre «LIMITES Y NORMAS« 

Hablaremos de cómo es posible encontrar un equilibrio entre firmeza y amabilidad. Aprenderemos claves para poner límites y motivar a la cooperación en tu hogar.

Os inscribís directamente en el formulario y os llegará un enlace vía zoom para conectaros. ¡Os espero! 

4 comentarios en “¿Cómo poner límites en casa y hacer que se cumplan?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba